miércoles, 31 de diciembre de 2014

2014.

Normalmente mis balances y resúmenes del año son detallados y llenos de recuerdos concretos, pero este año no será así. ¿Por qué? Pues por una simple razón: he estado demasiado ocupada viviendo este año hasta el último momento como para currarme uno.

2014 fue un año que empezó con sorpresas, y rodeada de personas que, día a día, en los últimos 365, se han vuelto imprescindibles en mi vida. No me esperaba el año que he tenido, supongo que nadie espera ser tan feliz en un solo año.

Recuerdo como si fuese ayer cuando, a principios de año, mis queridos The Visiters ganaron el Stage Revolution de Islazul. Recuerdo también como si fuese ayer aquel 14 de Febrero en el que me hice mi segundo tatuaje, acompañado de una persona que hizo que mi comienzo de año fuese increíble: Cory. Recuerdo los carnavales, recuerdo conocer personas nuevas que se han ganado un pequeño lugar en mi memoria, recuerdo encontrar a mi gata alter-ego y los días de cerveza, pizza, pelis y guitar hero. Recuerdo el día que invadimos el Brooklyn por primera vez y, desde entonces, ese bar es nuestro bar, con sus palomitas, sus cubos de cerveza y mi camarero favorito. Recuerdo el cumple de Marsu como si no hubiese sido hace mas de medio año. Recuerdo las tardes de parque, cerveza, guitarra, Oasis, Arctic Monkeys. Recuerdo el día que los mejores amigos que podía imaginar me regalaron una entrada para ver a 1D y 5SOS, y recuerdo cuando le regalamos a mi mejor amiga, Paula, la suya para Mayo de 2015. Recuerdo el SOS 4.8, pasarlo genial con Izal en compañía de mi preciosísima Bea, la fiesta postfestival, y dormir abrazada a Oct. Recuerdo contar los días ansiosa. Recuerdo el Arenal Sound, recuerdo el mejor concierto del año, Bastille, en la mejor compañía que he tenido en un concierto en mis 24 años de vida, Irene. Recuerdo los I wish that I could wake with amnesia. Recuerdo el segundo finde de Agosto. Recuerdo ver los videoclips de 5SOS cuando salen como si fuesen lo mas importante del mundo y no hubiese nada mas. Me alegro de haber encontrado un fandom como este. Recuerdo los fines de semana en Madrid, los nachos, Independance, Space Monkey, Ocho y medio, Adri, Boto, Ceci. Recuerdo los tonteos, las risas, los momentos que hacen que un recuerdo se vuelva especial. Recuerdo discusiones, de las cuales he aprendido. Recuerdo muchísimas cosas, y no se me olvida este último mes en el que he ido a Coruña, ni el Mad Live, ni encontrarme a Luke Pritchard, ni recuperar sentimientos que creía que no volvería a tener.

Este año han sido tantos los momentos y los días que puedo recordar con una sonrisa que sería imposible enumerarlos sin olvidar alguno.

He aprendido muchas cosas del 2014, como por ejemplo, que no puedes gustarle a todo el mundo, y que lo primero es quererte a tí mismo. Que los verdaderos amigos están ahí siempre, aunque sea para ver vídeos estúpidos o escuchar canciones. Que los abrazos pueden ser lo mejor del mundo. Que tengo unos amigos que no cambiaría por nada del mundo. Que el amor de mi vida es la música. Que hay que tener paciencia, porque todo llega. Que nada dura para siempre, y cuanto antes nos demos cuenta de ello, antes aprenderemos a disfrutar la vida.

Y muchas muchas cosas mas... Pero ahora toca mirar al 2015. ¡Feliz año nuevo!