viernes, 23 de agosto de 2013

We'll be safe and sound.

Nada que no se haya resuelto, de un modo u otro, para bien o para mal, y con sus pérdidas y ganancias.
De todo lo malo sale siempre algo bueno, y viceversa. De cada persona que perdemos aprendemos algo, aunque nos duela, y ganamos algo. Y a la inversa ocurre igual.
Si te niegas a perder, nunca conseguirás ganar.

Resulta que me he dedicado las últimas horas a leer ciertos pensamientos propios de hace meses, incluso años (éstos resultan a veces divertidos incluso) y me he dado cuenta de que nunca ha habido una pérdida en mi vida que no consiguiese resolver, o superar (hablando de pérdidas amistosas y/o amorosas), y no será ahora cuando eso me supere. Si, bueno, pensándolo, hace un par de años me dolían ciertas pérdidas, que luego resultaron no ser pérdidas totales, sino parciales, amistosas. Hay algunas que no puedes recuperar si solo a ti te interesa hacerlo, y entonces te das cuenta de que no merece la pena forzar a alguien a quedarse en tu vida si no quiere, por mucho que te duela.

Hoy ha sido un día muy in drugs y me ha dado para pensar demasiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario