lunes, 20 de febrero de 2012

The unexpected ending.

Era necesario verte. Era necesario saber qué ocurriría. Y ocurrió lo que ya sabía... nada. No se puede sentir lo ya sentido de una forma especial si la persona ahora no es la misma a tus ojos. Un abrazo que, aunque suave, era frío, y las palabras volaban por los aires y significaban menos aun de lo que lo habían hecho tiempo atrás.
Pero todo ésto trae algo bueno, porque ahora estoy segura de todo, y respecto a ti, de tus mentiras y tus manipulaciones, y no es algo que piense aceptar.
Puede que, en algún momento, quieras ser mi amigo, y deberías estar agradecido ya que, después de todo, sigo queriendo tu amistad. Pero si no la quieres, no insistiré, y lo extraño es que así es como deberías sentirte tu y, sin embargo, me siento yo.

No puedes jugar sin contemplar la posibilidad de perder, y creo que, ésta vez, has perdido tu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario