domingo, 25 de diciembre de 2011

Madrugadas navideñas en tuiter.

Se que estas pelis con final feliz no existen, pero yo no quiero un final, ni una peli. Se que es imposible, pero aprendi a tener esperanza, a creer en la magia... Y es Navidad. Y aun cierro la puerta de mi portal esperando que aparezcas, y cruzo cualquier esquina esperando verte, y espero un abrazo, siempre, tuyo. Y te miro y mi estómago se vuelve loco, y encuentro mil mariposas revoloteando... Pero aunque me miras, no me ves... Y volvemos a la misma historia, donde te quiero y tu ni te fijas en mi. O donde soy tu amiga cuando tu eres mi sueño. Y pasan los minutos, dias, semanas, meses, años... Sin poder evitar nada. Sin poder conseguir ni una estupida oportunidad. Porque lo único que quiero es hacerte feliz todos y cada uno de los segundos de tu vida, sin importar nada mas... Y es que verte sonreír sería el mejor regalo del mundo para mi. Ver ese brillo de tus ojos al mirarme sería mi razón para existir. Creer que de verdad alguien como tu podría quererme sería una estupidez, y por eso está escrito aquí en lugar de dicho cara a cara. Ya he hecho demasiado ridículo queriéndote y aun me espera un rato mas. Y con suerte no lo leerás. Y con suerte nunca sabrás que eras tu, guapete, a quién dirigía éstas palabras. 
Basado en hechos reales. Cenicienta nunca existió y siempre volvía a casa después de las 3am. La vida es asi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario