domingo, 25 de septiembre de 2011

Una semana fantástica.

Empezó con un dolor de muelas bastante horrible, pero el martes lo superó tener el pelo azul y unas cuantas pastillas. El miércoles no solo quedamos para tomar algo Cory y yo, sino que además se unieron Peke y Guille, y fuimos a buscar a Kristy a la salida de clase. Genial. Y el jueves, pues como no, pasando el día en Oviedo y la noche de conciertos, aunque sigo pensando que la prueba de sonido fue de las mejores cosas de ésta semana, pero hablar con el grupo (Lori Meyers) fue algo super genial. Y el finde, pues ya sabéis, fiesta, que es lo que mejor se me da, y aunque estuviese infinitamente cansada desde el jueves, aguanté como una campeona, y el viernes incluso se me pasaron volando las primeras horas de la noche.
Y así contado parecerá una estupidez, pero todo, en general, el conjunto de cosas, momentos, conversaciones y eventos, ha supuesto una semana muy genial.


¡Y además ya es Otoño!

1 comentario:

  1. Uau, yo hubiera querido ir al concierto pero no pude... qué envidia!
    Me gusta tu blog, te sigo :)

    ResponderEliminar