lunes, 8 de agosto de 2011

Time-bomb.

Me he parado a pensarlo, al fin. Y quizás esté creciendo inconscientemente. O quizás, simplemente, esté cambiando.
Pienso que puede ser mas un cambio que un crecimiento, pues me estoy sorprendiendo a mí misma haciendo cosas que antes nunca creí que haría, gustándome cierto género de música, de películas, de series, que hace un par de años jamás pensé que me gustarían. Queriendo, en cierto modo, al tipo de persona al que siempre pensé que repudiaría. Defendiendo ideales que antes ni siquiera me importaban. Entreteniéndome con hobbies que antes no llamaban mi atención. Diciendo 'no' a cosas que, en algún momento, he deseado con mucha ansia. Sintiendo una pasividad extraña frente a situaciones que, normalmente, me harían llorar, me cabrearían o no se, que me producirían cualquier tipo de emoción.

He estado notando como se perdía un trocito de mi que siempre quise conservar, y creo que he dado con la causa, aunque no puedo echarle la culpa porque eso si que me haría sentir mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario