miércoles, 10 de agosto de 2011

Moving in my way

Definitivamente necesito un poco mas de amor propio. Ya valió con ésta estupidez de no ser yo misma por miedo a no gustarle a alguien, no se lo merece. Y yo, menos. ¿Que quiero tener el pelo azul? Pues lo tengo, y si no te gusta es que no estás hecho para mí. Necesito a alguien que al mirarme vea algo mas que un pelo que cambia de forma y de color, o una persona que cambia su opinión cada tres segundos, necesito alguien mas seguro de lo que quiere, menos indeciso. Alguien centrado en lo que quiere y no solo en lo que tiene. Y que eso sea yo.
Y ya está, porque estoy cansada de mirar sus fotos y decirme a mí misma "¿y si no le gusta?" cuando me dan éstos arrebatos de cambiar mi apariencia. Pues si no le gusta, que le den. Y punto. Que el mar está lleno de peces, si, pero yo parece que lo que necesito ni siquiera existe.
Que es mentira, ya que un día encontré a alguien a quien le gustaba por lo que era, con lo que hacía y decía, aunque cambiase cada día... no quiero creer que él sea la única persona así en éste mundo, porque el mundo es muy grande. Y un puto crío indeciso, inmaduro y cobarde no va a ser el único que pueda entenderme sobre éste puto planeta. Porque me niego. Porque yo seré rara, pero creer que él puede ser el definitivo es de ser gilipollas.

Y POR AHÍ NO PASO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario