jueves, 21 de julio de 2011

When your heart's under attack.

Sin entender por qué, aun sigo pensando qué hubiese ocurrido. No me debería importar hasta el punto de perder el sueño por ti, pero lo hace. No porque te quiera de ese modo, ni porque tenga ciertos sentimientos, que ya no tengo. Tiene mas que ver con una conexión pasada que hace que, de algún modo, me duela perder un trozo que fue importante en mi existencia, aunque en el presente ese trocito ya no signifique ni una cuarta parte.
Es como cuando me duelen las palabras de aquel otro, sus indirectas, y no tiene nada que ver con quererle o no quererle, sino con haberle querido.
Y luego pensé que era mas sencillo cuando no quieres a alguien, pero entonces llegó otra persona que, sin llegar tan adentro, consigue sacarme de mis casillas y que mis pensamientos estúpidos compartan día si y día también lugar con él.

Quedémonos solo con la primera y la última. La segunda es desechable muy a mi pesar. La primera es desesperantemente indecisa y la última es... Bueno, ¿cómo puedo decirlo? Está hecha para ser un problema. Pero uno de esos que está bien tener.

No hay comentarios:

Publicar un comentario