martes, 14 de junio de 2011

Maybe you should just shut up.

Recientemente me he empezado a sentir como si estuviese de vuelta en aquella penúltima semana de Julio. Ésta vez se manejar mejor el conflicto interior que me enturbiaba la primera vez. Pero aun así, el hecho de evitar pensar en todo día tras día no hace que los problemas, o lo que quiera que sea ésto que me ocurre, desaparezca. Hace casi un año empecé a sentirme así y no quiero que el remedio, éste año, vuelva a ser peor. Estaba claro, lo aprendí por un mal camino, que la solución que creía mejor el año pasado no fue acertada, por eso también tengo que pensar que ésta vez, quizás, lo que mas necesite fue aquello que, en cierto modo, me ayudó mas en aquel momento. Aquella gente que intenté apartar y, obviamente, me arrepentí de haberlo hecho. Aquella que, a pesar de todo, luego siguió estando ahí para, al final del conflicto, recibirme con un abrazo y mil sonrisas que regalarme.

Es momento de pensar, porque posponerlo no servirá para nada. El momento de afrontarlo todo va a llegar inevitablemente, antes de lo que esperaba, y si no me pilla preparada va a ser mucho peor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario