domingo, 22 de mayo de 2011

Through the looking glass.


Link 1.
Link 2.

Aquí me encuentro, a las once y cuarenta de la noche sentada frente al ordenador como cada noche, escuchando música. Pero ésta es una noche diferente, porque a las doce será día 23, porque en lugar de escuchar la típica música que escucho día tras día estoy escuchando la banda sonora de mi serie favorita. Porque dentro de veinte escasos minutos hará un año del día en que todo terminó. Un año ya... y recuerdo aquel fin de semana como si hubiese ocurrido hace nada...
Es difícil entender lo que se siente si no lo vives. Solo puedo decir que, con el fin de Lost, una parte de mi se quedó anclada en el pasado, otra parte de mi simplemente se perdió, y muchas de las cosas que hacían a esa serie tan importante ni siquiera forman esa gran parte de mi vida, aunque siempre serán especiales, todas y cada una de ellas.
Y las personas, todas aquellas que conocí a partir de la serie, las que estuvieron allí para disfrutar de ella conmigo, las que nunca llegué a ver en persona, las que llegaron casi al final, las que estaban desde el principio, a las que conseguí convencer para ver la serie... todas. Algunas ya no están tan presentes, algunas estaban hace un año conmigo, algunas no las volví a ver después del final de Lost, algunas siguen estando muy presentes, algunas son muy especiales, algunas son consideradas grandes amistades... Pero todas son recordadas, sea como sea.
Y las escenas. Y los personajes. Todo.
No sabría que decir de ésta serie, es muy difícil encontrar palabras para describir lo que significó y significa para mi. Las lágrimas que caen por mis mejillas al escuchar LAX de Michael Giacchino lo describen perfectamente, porque a veces una imagen dice mas que mil palabras.
Compartir algo importante con gente importante lo hace aun mas perfecto, por eso me alegro de haber conocido ésta serie al principio del todo y haberla podido disfrutar semana tras semana, año tras año, haber sufrido sus parones, haber vivido las quedadas. Emocionarme al ver a Charlie después de su muerte. Lucir con orgullo mi camiseta de Dharma en cualquier fiesta de prao que se preciase. Llevar siempre mi llavero. Tener la figura de Charlie en la estantería, junto a la primera temporada. Que me regalasen una camiseta de DriveShaft y ponerme a llorar. Comprarme unas vans porque Charlie las tiene iguales. Enamorarme semana tras semana. Comentar lo que mas me gustó. Decir las frases mas típicas de la serie en cualquier momento. Ver los números chungos en cualquier sitio. Que los octógonos pasen a llamarse "forma de logo de Dharma". Matar a Kate. Leerme el libro de Lost de camino a la quedada de Barcelona allá por el 2008. Hacer de la serie tu propia filosofía.
Fue la primera serie que vi al ritmo de EEUU y después de ésta vinieron muchas mas...
Es y siempre será una de las mejores cosas que me han pasado en la vida.

Dentro de tres minutos, hará un año...
Y yo daría cualquier cosa por poder volver al principio de todo y revivirlo...



If I never meet you... then I never have to lose you.





(Gracias, mamá, por enseñarme Lost.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario