lunes, 4 de abril de 2011

Te sorprende que te escriba...

Abril. Lo típico, ese mes que pocas personas esperan con ansia. Muy pocas. Desde luego, yo nunca he sido realmente muy fan de éste mes, pero éste año estoy dispuesta a hacer que merezca la pena, aunque sea difícil.
Hasta el año pasado, nunca antes había tenido un solo Abril sin tropiezos. Aunque puedo asegurar que el peor siempre ha sido el de 2008. Creo que, en realidad, fue aquel el que hizo que temiese la llegada de éste mes a cada año... pero el año pasado fue diferente.
El año pasado era feliz, y no había absolutamente nada que pudiese quitarme aquella sonrisa, porque tenía todo lo que necesitaba en aquel momento. Si ahora tuviese aquello mismo, y toda esa paz mental, seguramente sería también feliz en éste momento.
... Y, en realidad, todo se desvaneció muy rápido, sin darme tiempo a decir adiós.


¿Dónde están los buenos amigos que nunca se iban a ir?
¿Los besos que por la noche te hacían volar?
¿Los labios que siempre decían sí?

No hay comentarios:

Publicar un comentario