lunes, 7 de marzo de 2011

Lo busco y no lo encuentro.

Allí estaba ella, sentada con su jarra de cerveza en la banqueta de siempre, esperando a que llegase el momento adecuado para acercarse a él e iniciar una conversación que, seguramente, no interesaría a ninguno de los dos. Pero ella deseaba acercarse y mirarle a los ojos mientras él hablaba, dijese lo que dijese, e intentar sacarle una sonrisa en el momento preciso para alegrar su día un poco mas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario