miércoles, 9 de marzo de 2011

It was...

Era algo precioso, no voy a engañarme. Era algo especial y solo tu podías hacerme sentir todo aquello. Es que eras tu el que era especial, supongo, y por eso podías hacerme sentir especial a mi también. Era extraño, increíblemente extraño, algo nuevo... algo que nunca antes creí que existiese.
...pero se estropeó.
Y darme cuenta de eso fue aun mas doloroso que el hecho de que ocurriese, porque seguía esperando que todo fuese igual con el tiempo. Siempre pensé que éstos sentimientos eran demasiado únicos como para que desapareciesen, sin mas. Quizás era un bucle, y si se debilitaron un tiempo podrían volver a ser lo que eran finalmente.
Pero hoy ha ocurrido algo, y me he dado cuenta de que esos detalles estúpidos que siempre me hacían sonreír ya no son mas que una decepción.
Y todo porque ahora ya no eres tu quien camina por mi mente día tras día...

Supongo que, ahora si, es el final. Y lo peor es que por dentro seguiría deseando que no lo fuese durante mucho, mucho tiempo mas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario