miércoles, 1 de diciembre de 2010

Diciembre.

Éste año ha sido... el año mas activo de toda mi vida. Y no solo en el hecho de que mas del 80% de fines de semana me los he pasado de fiesta, sino en el ámbito emocional, amistoso... En todo, en general.

Ahora que llega Diciembre, el último mes, me da hasta pena ver que éste año tan dinámico llega a su fin. No se, será que soy demasiado sentimental con éstas gilipolleces, pero éste año ha sido demasiado especial, en todo.

También he de decir que desde el día 1 de Enero hasta el día de hoy han cambiado muchísimas cosas, y no solo en mi forma de pensar, en mi forma de ver las cosas, sino también a mi alrededor. La gente que me rodea ha ido cambiando poco a poco, algunos alejándose, otros acercándose mas (sin contar con esas pequeñas constantes). He sentido cosas que antes no había sentido y he aprendido a afrontar ciertas situaciones. No, no he madurado, no va conmigo y todos los sabéis, pero creo que ahora se cosas que antes ni sabía que existían, y se manejarlas.

Éste año me he sentido útil muchas veces, inútil otras (pero menos, al fin y al cabo). He llorado tanto como he reído. He hecho locuras y cosas no tan locas pero muy divertidas. He hecho cosas que nadie imaginaría que fuese a hacer (como ver Crepúsculo, ¡por ejemplo!).

Pero antes de ponerme a hacer resumen del año, prefiero dejarlo aquí. ¿Sabéis por qué? Porque aun queda un último mes que disfrutar al máximo para conseguir que éste año haya sido el mejor de mi vida. Y aun queda un deseo que será cumplido y muchas cosas inesperadas por llegar.

Hola, Diciembre. Pórtate bien y, sobretodo, no pases volando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario