domingo, 12 de diciembre de 2010

Antes de apagar el silencio.



Eché a correr hacia abajo, pero tropecé, caí y bajé el resto de la cuesta rodando. Al llegar abajo, volví a mirar hacia lo alto de la cuesta. Era demasiado alta para conseguir llegar al final... pero podría intentarlo de nuevo.

Same old story.

No hay comentarios:

Publicar un comentario