martes, 16 de noviembre de 2010

This heart's on fire.

Arder, apagarse, mojarse, secarse y prepararse para un nuevo incendio. Típico del corazón de quien solo sabe soñar, típico del corazón de la gente como yo.

Que todo principio tiene un final, y todo final trae consigo algún nuevo principio. Es un bucle estúpido del que no podemos escapar, pero podemos aprender a vivir en él como si no doliese, aunque lo haga. ¿Y qué si se apaga y al mojarse duele? El tiempo que duró el incendio es lo que nos hace creer que existirá otro, posiblemente mejor. Tenemos la esperanza, solo nos falta el tiempo.

Paciencia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario