sábado, 13 de noviembre de 2010

Recorrido.

¿Recuerdas aquel recorrido que hicimos, juntos, de la mano, hace ya tanto tiempo? Parece que fue ayer y hoy se ha vuelto a repetir, como quien ve el mismo capítulo de su serie favorita una y otra vez.
Y es que, a veces, puedo oler tu cuello aunque estés a kilómetros de distancia. Y es que, a veces, puedo sentir tus manos en mi espalda, aunque se que no estás ahí.
¡Bendita memoria! Que te deja recorrer la misma calle todas las veces que quieras para ir recogiendo, poco a poco, todos y cada uno de los detalles que hicieron ese recuerdo tan especial.
Asi que lo mas importante, desde luego, no es llegar hasta el final, es haber disfrutado del camino que has recorrido, junto con tus amigos y esas otras personas especiales que vienen y van, pero siempre están ahí realmente, en tu cabeza.
Y ahora puedo pensarte cuantas veces quiera, puedo cerrar los ojos y ver tu cara sonriente acercándose lentamente hasta besarme en los labios. Y puedo revivir incluso aquello que sentí la primera vez, como si fuese el mismo instante de aquella captura.
Porque, aunque después se desvanezca de la realidad, habrá merecido la pena si puedo guardar en mi cajita especial, también llamada corazón, el recuerdo de haber encontrado a alguien como tu, como vosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario