jueves, 18 de noviembre de 2010

Back to black.

De los errores si se aprende. Puede que haya tropezado dos veces con la misma piedra, y hasta tres. Pero ahora se que no volveré a tropezar y mucho menos a caer. No contigo.

Pero leer lo que duele sentirse de esa manera, recordar aquello malo que intentaba olvidar, aunque sea por un segundo, hace que, a veces, la ilusión desaparezca. Que quizás sigo siendo tan rara como pensaba. Para ti, para otros, para todos.

Pero ser rara, ser yo, no significa que nadie pueda intentar entenderme, que nadie quiera intentarlo. Y yo, desde luego, estoy dispuesta a ayudar en esa tarea tan dura.



PD: Y tu. Si, si, tu. Tu volverás, que lo se yo. Y te voy a dejar quedarte un ratito, el suficiente para que ahora haya un adiós de verdad, pero no demasiado, porque puedes volver a dolerme, y no pienso dejarte.

PPD: La postdata no habla de la misma persona que arriba. Porsiaca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario