miércoles, 6 de octubre de 2010

Show me and I'll go.

Siempre había soñado con los típicos romances que vemos en la tele, en las películas e incluso en las series, pero después me di cuenta de que eran eso, sueños. Puedes vivir algo parecido a cualquier historia de amor, precioso e increíble, pero todo se acaba, y los finales nunca son felices, ya que son finales. Nunca será perfecto porque, en la vida real, no existe un "happily ever after".
Sigo manteniendo mi postura en que en la realidad no existe el romanticismo, ni siquiera parecido, al que nos venden en la televisión. ¿Quién se preocupa hoy por hoy de llevar a su pareja a un parque y pasarse la tarde mirando a las nubes sin nada mas? Es ridículo, pero a mi me gustaría.
Pues un día alguien me dijo que mi punto de vista era equivocado, que en realidad existe aquello. Ilusa de mi pensé que hablaba de sí mismo, pero ya me demostró en su momento que no. Que no existe nadie que sea así para siempre, que éstas cosas están bien una vez y quizás dos, pero tres ya son excesivas para la mayoría de la gente. ¿Soy rara? Será eso...
Aun sigo esperando que alguien me demuestre lo contrario, pero poco a poco se pierde esa esperanza y todo se vuelve mas frío. Y a lo mejor estoy perdiendo aquella parte de mi.

2 comentarios:

  1. "¿Quién se preocupa hoy por hoy de llevar a su pareja a un parque y pasarse la tarde mirando a las nubes sin nada mas?"
    Ésto me ha matado, qué cierto es xDDDD

    ResponderEliminar
  2. Hola!

    He estado leyendo tu blog y me ha parecido interesante. Simplemente te escribo porque pareces una chica guapísima, inteligente y agradable. Por ese motivo no entiendo porque te torturas una y otra vez en cada entrada. La vida, de verdad, es mucho más sencilla... y aunque es harto complicado encontrar a una persona que creamos ideal, en este marasmo de sociedad consumista individualista, realmente al final acaba existiendo.

    ResponderEliminar