jueves, 14 de octubre de 2010

She left me on the floor.

Siempre he sido una persona rencorosa, a la mínima, aunque fuese sin querer, solía recordarle a la gente aquellas cosas malas que me habían hecho. Pero cuando te das cuenta de que, en realidad, tu has hecho mas daño a la gente que la gente a ti, es cuando es momento de pensar en echarle nada en cara a nadie.
Hoy me he dado cuenta de que ya no soy rencorosa, que si alguien hoy me trata mal porque tiene un mal día, mañana es un día nuevo. No es que sea estúpida y vaya a confiar en quien no debo, es solo que ya no cerraré tantas puertas a quien me falla una vez. (Pero quien me falla dos o tres lo tiene mas chungo ;))

No hay comentarios:

Publicar un comentario