viernes, 15 de octubre de 2010

Claire.

Ojalá todo fuese tan sencillo como obtener un mensaje extraño pero agradable, confuso y esperanzador, que te abra los ojos y te haga buscar aquello que de verdad deseas, que te de fuerzas para luchar por lo que crees, que te haga ver que existe la posibilidad de una vida mejor, que tus sueños pueden volverse realidad, pero los de verdad, los que están en tu corazón, en tu interior, aquellos sueños, aquellos deseos que no necesitas ni pensarlos, que vienen con tu propio ser. No siempre lo que creemos o decimos desear es lo que de verdad desea nuestro interior. Quizás lo mejor es no pensarlo, lo importante es sentirlo, sentirlo de verdad. Las mejores cosas llegan sin esperarlas, como sorpresas, como algo que cambiará tu vida de una forma tan especial que nunca jamás podrás volver atrás, y desde luego, será eso lo último que desees. Lo querrás y lo cuidarás instintivamente de tal forma que nunca serás capaz de abandonarlo, te dará fuerzas para ser tu mismo y ser feliz con ello. Es lo que siempre has deseado y por fin lo obtendrás, aunque no sepas ni como ni cuando, ni como habrá llegado a ti. ¿Y qué importa? Soñar es muy sencillo, vivir un sueño es mas fácil aun.




Cortesía de mis desvaríos post-Happily Ever After. (6x11 Lost.)

1 comentario:

  1. Mm... me hubiera dejado llevar por mi propio pesimismo sabiendo que en este momento no tengo algo que me inspiré así, pero la ultima frase tiene mas peso. claro, que habrá que empezar por soñar.

    ResponderEliminar