viernes, 10 de septiembre de 2010

Let's get this teen hearts beating faster, faster...

¿Por qué las mejores reflexiones vienen cuando estoy en la ducha o a punto de dormirme en la cama? Es algo que siempre me he preguntado, y que me mosquea.
El caso es que he llegado a la conclusión de que no se trata de amar o no amar, se trata de conocer. ¿Cómo he llegado hasta aquí? No me acuerdo. Sí, es que a parte de pensar en la ducha o en la cama, tengo una memoria de pez que no me permite venir a transcribirlo con tiempo suficiente.
Ah, también me he dado cuenta de que si, efectivamente es mejor arrepentirse de haber hecho algo que de no haberlo hecho. Y si no te arrepientes, mejor aun. Porque no arrepentirse no significa querer volver a tropezar con la misma piedra.
¿Que si yo quiero? Depende de con cual...

No hay comentarios:

Publicar un comentario