miércoles, 29 de septiembre de 2010

Colder.

Recuerdo cuando Marta salía de su casa saltando por la ventana hasta aquella terracita y de ahí bajaba por la escalera que ella misma había colocado. Luego, saltaba un muro que rodeaba toda la casa y por fin se sentía libre. Y volvía a su casa haciendo el mismo recorrido pero al revés, y entonces se sentía de nuevo atrapada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario