lunes, 23 de agosto de 2010

The things you have may someday leave you.

"Lo que ocurre cuando se hartan de fingir" por Nusklaire Winchester Pace.

El verano se iba terminando, y él sabía de sobra que pronto se encontraría solo sin sus apoyos vitales, o al menos sin aquellos que fingían haber sido sus amigos durante todos aquellos meses. No es que toda esa gante que le rodeaba fingiese, sino que a Chris le sorprendió ver que algunos de ellos ya ni se molestaban en hacerlo.
Un día como cualquier otro tomaba un café en una terraza, aquella terraza que tantas veces había visitado éste verano con sus supuestos amigos. Y entonces ocurrió aquello que no esperaba. A Chris no le gustaban éste tipo de sorpresas, y por eso, digamos, le sentó como una patada al estómago. "Es que a mi tu no me importas". No eran éstas exactamente las palabras, sino un poco mas maquilladas para parecer suaves, pero en su cabeza él solo podía escuchar éstas y no aquellas. Entonces es cuando se dio cuenta de que todos éstos meses habían sido fingidos por su amiga Martha.
No es que Martha fuese su mejor amiga, ni mucho menos. De hecho, hasta éste verano a penas habían mantenido conversaciones importantes y durante él habían tenido algún que otro roce. Pero Chris le tenía cierto aprecio y la consideraba realmente su amiga, aunque no fuese la de mayor confianza.
En aquel momento, Chris bajó su mirada, intentando entender por qué le acababa de decir aquello. ¿Acaso él había dicho algo para molestarla? Igual solamente quería herirle... ¿Pero por qué? A penas quedaban días de verano y Martha le había dicho aquello... ¿Como podría arreglarlo ahora? ¿O debería quedarse quieto? Al fin y al cabo, él no había dicho ni hecho nada para dar razones a Martha de actuar así. "Tendrá un mal día..."
Pero los días pasaron y Martha se fue sin aclararle a Chris aquello. Quién sabe si ella lo sentía verdaderamente o fue un simple arrebato, uno de muchos que solía tener la bipolar chica.
Chris se pasó las primeras dos semanas después de irse ella bastante rayado, pensativo, intentando saber si de verdad ella pensaba aquello, si él había hecho algo, si debería pedirle perdón... pero llegó a la conclusión de que no merecía la pena. Martha era simplemente una niñata a quien le encantaba llamar la atención, que adoraba cuando la gente se acordaba de ella y, sobretodo, cuando la gente hablaba de ella. Por eso hacía aquello, y no era la primera vez que lo hacía. Chris se dio cuenta demasiado tarde, pero lo importante era que se percatase de aquella situación. Por tanto, ahora tenía muy claro quien eran amigos de verdad, y quienes eran amigos para pasar el rato, como lo sería Martha cada vez que volviese a la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario