miércoles, 18 de agosto de 2010

Paradise.




Y allí estábamos nosotros dos, recorriendo una vez mas juntos y solos un nuevo lugar, aunque éste ya lo habíamos conocido muchos años atrás, y año tras año volvíamos a visitarlo. Pero no juntos, como hoy. Hoy era un día de esos que sí marcan tu vida, que te llenan de recuerdos y que te traen sonrisas cuando piensas en ellos.

No se si tiene que ver con que volviésemos a estar tu y yo, como siempre, haciendo lo que nos de la gana sin nadie que pueda decirnos qué hacer o a dónde ir. O si tiene que ver con los juegos, con los regalos, con las tonterías en general. O quizás tenga que ver con que, cuando el día empezaba a volverse algo pesado -mayoritariamente por culpa del calor y el sol abrasador-, nos dio por entrar en aquel lugar tan fantástico. Era como un mundo paralelo.

Hologramas que te enseñan cómo es posible visitar algunos lugares sin tener ni que acercarte, pero lo sientes como si estuviese ahí, y casi se podía tocar. Tener un Tigre delante tuya con la boca abierta y que parezca tan real, o caminar mientras miras un panel de metal y después darte cuenta de que hay alguien vigilándote, que solo puedes ver observándolo desde justo delante. Precioso.

Y darte cuenta de que eres una persona privilegiada, porque tienes alguien a quien le importas, y lo que es mas importante aun, que te importa. Amigo se le suele llamar. Una persona con quien cada momento es un buen recuerdo, a quien contarle cualquier cosa y que nunca te juzgue, que sepa cuando tiene que ayudar y cuando debe dejarte aprender por ti sola, que si te caes, te levanta y te ayuda a mantenerte de pie. De hecho, muchas veces te levanta sin saber siquiera que estás en el suelo. Y otras veces, se da cuenta antes que tú de que estás ahí tirada. Eso es algo inigualable.

Y no solo por quién me rodea, sino por qué me rodea. Hoy me he percatado de que vivo en un paraíso, que cada uno de sus lugares esconde algo que te puede hacer sonreír, que es precioso, que seguramente sería el lugar perfecto sino fuese que la rutina ha hecho que ya no pueda verlo así. Pero poco a poco, puedo recuperar esa visión tan especial de cada uno de sus rincones, y volver a caminar por la calle mirando a mi alrededor y encontrar pequeñas cosas que puedan sacarte una sonrisa. Todo es cuestión de intentarlo. Hoy lo he intentado, y lo he conseguido. Pequeñas cosas como un parque donde hay niños jugando, adolescentes bailando breakdance mientras las madres y abuelas de los primeros atienden a los bailes y aplauden. Tribus Urbanas mezcladas homogéneamente. Al lado, un concierto a piano, allí, en el mismo parque. Tanto y tan variado que hace que te des cuenta de que no es tan difícil encontrar tu lugar en el mundo. Asturias es, simplemente, especial, vayas por donde vayas. Y, desde luego, no soy la única que lo piensa.

"Me encanta Asturias,
si tengo que escaparme a algún lugar
y esconderme del mundo
para pasar allí el resto de mi vida,
Asturias es la elección perfecta.
Tanto su clima como su gente son encantadores."
- Woody Allen.


2 comentarios:

  1. Me gusta!
    Lo has bordado con la cita de Woody Allen.
    Un diez!

    ResponderEliminar
  2. Ohhhhhhhhhhhhhh :)

    Te quiero nusky!!!!!!! (L)

    ResponderEliminar