lunes, 9 de agosto de 2010

Crónica Zamorana (O Cazurrandia) #1. "Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii"

3.8.10.

Estamos en el sofá del pensamiento, visualizando el horizonte estrellado, con una “fiesta” entre manos y viendo una naranja en el horizonte. ¿O es un limón? Dice Silvia que es una naranja, o un gajo de mandarina. En realidad, es la luna, que esta amarilla porque está fumada… mas fumada que Silvia y ya es decir.

Siempre debemos recordar que si les hablas en Asturiano a los lugareños del lugar, te pegarán porque pensarán que los están insultando. También que no puedes mirarlos a los ojos ni bañarlos porque se multiplican ni darles de comer después de las doce. Debemos cerrar las puertas de los pisos de arriba porque sino son capaces de escalar por las paredes y cuando volvamos a la casa estarán por aquí robándonos la “fiesta”.

Kristy dice que le da miedo la luna y Silvia le responde que es cosa de la contaminación acústica porque se transforma en ondas mundanas que se transforman en el metacarpo y… etc… y chispas amarillas. Si nos reimos, nos dice que no tenemos ni idea de vivir.

Silvia se come galletas pero sin comerse los bordes, dejando éstos para las palomitas… esto… para los pájaros. Nos pregunta si queremos palomitas, decimos que no, y nos dice que ella tampoco. WTF?

Silvia nos quiere castigar sin teléfono móvil, sin portátil, me dijo mientras cenaba que teníamos que tener una conversación familiar. También quiere encerrarnos en la casa y prendernos fuego.

Los mosquitos aquí son inmortales, inmunes al antimosquitos, por el simple hecho de que son de pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario