domingo, 25 de julio de 2010

Me estoy comiendo un chicle de melón.

Me estoy comiendo un chicle de melón... y me gusta mucho. Es un chicle de marca trident senses, que no se por qué razón éstos chicles siempre tienen mas sabor que los chicles de otras marcas, y mejor olor, sin duda. De hecho, tengo aquí la caja de los chicles, a la que solo le quedan dos chicles, pues ahora mismo tengo el tercero en la boca, y me está llegando un olor a melón increíble. Pero eso no es lo importante, pues en ésta entrada lo que quería era describiros como es comerse un chicle de melón trident senses. Es una experiencia diferente y deliciosa.
El chicle, en un principio, es duro, aunque no mucho, pero a medida que los dientes rozan con él y lo mastico y lo vuelvo a masticar, y lo llevo de aquí para allí y de allí para allá, el chicle se vuelve mas blando. Su sabor inunda mi boca por completo. Tiene una estructura muy chiclosa, muy apetecible. A veces me apetece tragármelos, pero eso es malo, ¿verdad? ¿Qué ocurre si te tragas un chicle? ¿Por qué se suele decir que es malo? Ya lo he hecho varias veces, pero nunca con un trident senses, pues sería desperdiciar su sabor. Ya me he vuelto a desviar del tema.
El trident senses es pequeño en comparación con algunos chicles de otra marca, aunque cada paquete trae... no se, unos cuantos. Eso no es importante. Lo importante es todo lo que puedes hacer con un trident senses. Por ejemplo, una pompa. De hecho estoy haciendo una pompa ahora mismo, que no tardará en explotar porque... ¡Ups! Ya ha explotado, y ahora tengo restos de chicle en los labios. ¿Sabéis como se quita bien los restos de chicle cuando ésto ocurre? Coges el chicle y te lo pasas por donde estén los restos, y automáticamente se quedan pegados, y no has perdido ni un mínimo trozo de chicle, que cuando es trident senses, se agradece.
Puedes comerte un trident senses mientras vas en el autobús, mientras escribes en el ordenador cosas extrañas, o no tan extrañas, mientras paseas, en clase. ¡Pero ojo! ¡Con cuidado de que el profesor no te pille y te mande tirar el chicle! Sería un gran desperdicio. En realidad, trident senses puedes comerlo en cualquier momento, y está igual de delicioso en todo momento.
Después de un rato, el chicle empieza a endurecerse un poco, y el sabor se va perdiendo, ¡aunque yo estoy convencida de que con trident senses el sabor dura más! Pero siempre puedes, en lugar de tirar el chicle, meter otro que desprenda su sabor, sin tirar el anterior. Es lo que yo acabo de hacer. Ahora tengo un chicle el doble de grande y el doble de jugoso y sabroso en mi boca. Y seguramente a mi vecina, que asomada a su ventana y yo tengo la mía abierta de par en par, le esté llegando el apetecible olor del chicle trident senses de melón, que es un aroma atractivo y apetitoso. ¡Mmm!
Ahora, he de masticar bien los dos chicles para que se hagan compactos en uno blandito y al fin poder hacer una pompa de chicle que sea lo suficientemente grande como para llegar a explotar y llenarme hasta la nariz de chicle. ¿Probamos? ¡¡Alla voy!! ¡Oh! Ha sido grande... voy a volver a intentarlo e incluso me haré una foto, para que vosotros, mis lectores anonadados por ésta locura de post, veáis lo divertido que puede llegar a ser comerse un chicle trident senses. Hecha. Pero creo que paso de subirla porque la he hecho con el móvil y tendría que pasarla al PC y todo... no es necesario.
Muchas veces, notaréis, que no especifico el sabor del trident senses. Yo me estoy comiendo uno de melón, pero he probado también los de melocotón y los de fresa y he de decir que están todos deliciosos, que su sabor te llena y es duradero, que su olor, probablemente, haga que tus acompañantes o la gente cercana, te pida un chicle o, si son desconocidos, se mueran de ganas de comerse un trident senses, y probablemente cuando lleguen a su destino, en caso de ir en bus, o sino cuando encuentren un quiosco cerca, se comprarán un trident senses del mismo sabor al tuyo. Es casi seguro.
Y con ésto, me despido de vosotros. No olvidéis probar los trident senses de melocotón, fresa y melón, y si os gustan, dejadme un comentario, y si conocéis un sabor que no haya probado y que sea igualmente delicioso, ¡no dudéis en decírmelo!

4 comentarios:

  1. No pasa nada por tragarte los chicles :P Aunque yo siempre se los doy a mi perro, que le encantan... a la que huele que estás comiendo un chicle viene corriendo a pedirtelo, lo masca un rato y se lo traga xDDD

    Pero los Trident Senses no molan, he descubierto que los Orbit (pero no los de grajea, sino los normales) duran mucho más ^^

    Besotes ;********

    ResponderEliminar
  2. Uh, tendré que mirar a ver >_<

    ResponderEliminar
  3. A mi me encantan los de sandía (L)

    ResponderEliminar