lunes, 14 de junio de 2010

Tititired.

Hoy estoy tan cansada, tan agotada, que no me apetece mirar las cosas con los ojos soñadores. Hoy, estoy realista. Hoy, estoy negativa. Hoy... no soy yo.

Quizá es cierto y en realidad lo único que tenía que hacer era echar un vistazo a todo desde éste punto de vista.

Fijarme en aquello. Ver que, en realidad, nunca fui yo, siempre fue ella. Fijarme en el otro lado y ver que, en realidad, fue todo una farsa, seguramente con el mismo motivo de siempre, ese motivo que tienen siempre los chicos, sí. Ese. Incluso después de tantas palabras, por ambos lados, después de tantas promesas, de tantos momentos, de llamadas, de mensajes... ahora, que despues de meses, me da por mirar el lado realista de las cosas, veo que la que estaba equivocada era yo. Es que es muy fácil ver mi punto de vista, saber que siempre voy a creer en los cuentos de hadas, aunque sea a mi manera. Y claro, lo chicos... los chicos son chicos, y si, son todos iguales. Siempre con el mismo propósito: mentir. ¿Para que? Para ganar. Son egoístas y mas listos de lo que quieren que creamos.

Porque yo, desde luego, soy muy tonta. Pues después de ver todo ésto, volveré a mi mundo, a mi punto de vista soñador, y volveré a esperar que todo siga su curso, que todo vuelva a su cauce, que todo cambie. Me pondré a esperar que todo ésto sea
mentira.

1 comentario: