sábado, 19 de junio de 2010

They.

Se van.
Por momentos desaparecen
y vienen unos nuevos.
Pero sabemos que no es así,
es todo una ilusión.
Y vuelven...
Y me siento mal
por haber creído que se iban...
cuando no es así...
Nunca se irán,
no se como hacerlos desaparecer.
Pero puedo intentarlo,
me dije una vez...
Si él puede, yo puedo...
Lástima que yo no sea así.
La fuerza, desde luego...
no es mi fuerte.
Pero puedo intentarlo,
desviar mi atención a otra cosa,
a otras cosas,
personas,
momentos...
Puede ser divertido,
me repetía una y otra vez...
Lo era,
y podía seguir siéndolo...
Pero siempre con ellos en mi cabeza.
Algún día se irán,
seguía intentando convencerme a mí misma,
No te preocupes, desaparecerán...
Y así como así,
preferí irme con unos nuevos,
que no conocía...
Insistí,
al final fue divertido...
Lo nuevo puede ser divertido,
quizás interesante,
es excitante.
Reí,
me olvidé por un momento de pensar,
me olvidé de ellos por un segundo,
de todos ellos...
Hasta que llegó el momento de dejar atrás lo nuevo,
ya cuando me vi sola, caminando,
pude verlos llegar...
Llegaron, se asentaron,
me hicieron el corazón pedazos
y se quedaron, como siempre...
Pero estoy acostumbrada,
creo que puedo vivir con ellos...
Pero repitiendo una y otra vez
con aquellos nuevos, excitantes,
interesantes...
Que no pueden hacerme daño,
que no les dejaré acercarse lo suficiente...
Y será algo divertido...
Recuerdo...
Así empezó el juego,
y acabé de nuevo herida...
A veces estamos condenados a repetir la historia,
hasta que aprendemos de nuestros errores
y dejamos de tropezar con la misma piedra
una y otra y otra vez...
Pues ésta vez he aprendido
a no tropezar con esa,
con ellos...
Tengo suficientes,
no los quiero,
no necesito más.
Están los que están,
son los que son,
y no puedo permitirme seguir acumulando...
Así que dejemos de pensar por un momento,
y vivamos,
disfrutemos...
Sin ellos.
Puede ser mas divertido
si no están ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario