lunes, 14 de junio de 2010

Look back in anger.

Siempre he sido una persona de mirar atrás. Soy soñadora, no soy nada realista. Me gusta pensar que las cosas siempre acaban bien, creo en los finales felices, y sobretodo, en los no-finales.
Cuando alguien hace algo que me ofende, que me molesta, no le suelo dar importancia, pues sería una tontería remover aquello. Si dijese algo, si mostrase mi opinión, seguramente empeoraría aquellas situaciones. Y prefiero callarme que empeorar la situación con las personas que mas quiero. Siempre pienso que el tiempo todo lo cura... Pero, ¿cuánto?
Cuando alguien se queda atrás en mi vida, alguien que preferiría tener a mi lado durante todo el trayecto, necesito un por qué para asumir que ya no va a volver a estar. Porque siendo como soy, me aferro a la idea de que todo volverá tarde o temprano a ser como era y no avanzo, porque me niego a mi misma la posibilidad de seguir y dejar a la persona atrás, incluso cuando, en realidad, es esa persona quien me deja atrás a mí.
Para dejar de soñar, para volver a la realidad, solo necesito esas razones. Saber por qué ciertas personas actúan así, necesito explicaciones, necesito saber por qué todo sucede de ésta manera y no de otra, necesito saber qué he hecho yo para que fuese así, que han hecho, que hemos hecho. Necesito saber qué piensan, necesito saber qué sienten. Necesito saber si estoy malgastando mis lágrimas, si estoy malgastando mis sentimientos, si estoy queriendo a alguien que no me quiere, si estoy soñando demasiado, si debo dejar de tener la esperanza de que todo vuelva a ser como era, si debo caminar sin mirar atrás. Necesito saber por qué, sobretodo eso...


No hay comentarios:

Publicar un comentario