martes, 6 de abril de 2010

I'm a little bit too tired.

Está roto, está destrozado. ¿Y eso es de ahora? No. Lleva estropeado bastante tiempo, solo que quería ocultarlo, quería evitarlo. A veces me da por pensar, decirme a mí misma, y llegar a creerme, que si repito algo muchas veces se hará realidad. Y no me gusta vivir engañándome a mí misma. Por eso hoy lo he decidido. Y ya es un paso hacia adelante, y no uno hacia atrás, ni un stop. Puedo admitir que está destrozado y que, aunque me duela admitirlo, no me importa tanto como me hubiese importado hace un tiempo. (En cierto modo, es algo genial.)

Y es que nunca pensé que en tan poco tiempo cambiarían tanto ciertas cosas, y nunca pensé que en tan poco tiempo cambiarían tanto ciertas personas, ni ciertos sentimientos. Y menos aun que los recuerdos que antes recordaba con añoranza ahora los recuerdo, algunos, con dolor, y deseando olvidarlos. (Y mira que no me gusta olvidar los recuerdos, ni a las personas).

Odio las decepciones. Odio decepcionar y que me decepcionen. Hace que pierda la ilusión por ciertas cosas, y perder la ilusión es... negativo. Muy negativo.

Lo siento, pero... I'm giving up on you.

No hay comentarios:

Publicar un comentario