jueves, 25 de febrero de 2010

Let you heart ignite

Odiaba los recuerdos. Me había encerrado en mí misma. Había decidido un cambio y no volver a dejarme sentir nada. Había decidido matar toda esperanza de encontrar alguien con quien hablar, sin ser juzgada.

...

Y entonces, volví a ser yo. Echaba de menos que todo contase. Echaba de menos tener recuerdos que me gustase recordar cada día al levantarme. Echaba de menos sonreír con las cosas mas pequeñas. Echaba de menos soñar...

...

Y entonces, volví a lo de siempre. Pero ya no era todo tan triste, ya no era todo tan negro. A veces, salía el sol. A veces, me levantaba pensando en que hoy podía ser un buen día, por cualquier pequeña tontería. Pensando que, quizás, hoy sonriese mas de una vez y no fuese fingido, como solía ser. Es mejor sonreír de verdad, aunque nadie pueda verlo.

...

Y entonces, la locura. Y ya tengo una razón más para levantarme cada día...

...

Y entonces, fui a un sitio donde solía ir, un sitio que aclara mi mente y me libera de todo. Me siento libre cuando miro al mar y las olas vienen y van, y pienso que, quizás algun dia, pueda enseñarle a alguien lo que siento cuando estoy allí. Y quizás ese alguien, seas tu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario