miércoles, 17 de febrero de 2010

I'm not giving up on you, and I'm not sorry.


A veces utilizo al destino para no parecer tan ridícula a los ojos de los demás. ¿Y qué importa lo que opina el resto de la gente? Lo importante es si tu me entiendes.

Las palabras son solo eso, palabras. Lo que digo no se acerca ni un centímetro a lo que siento, a lo que pienso. ¿Pero como expresar eso con palabras? No, no puedo. Pues solo me queda una cosa por hacer. Y si, será una locura. Y quizá nadie lo entienda. Pero no me importa, porque es algo necesario, al menos para mi.

Y, como ya dije alguna vez, es importante hacer lo que queremos, hacer que cada minuto cuente, que cada día sea especial. Porque prefiero arrepentirme de lo que hago que de lo que no hago...

Pero, en éste momento, no me arrepiento.



PD: La entrada anterior fue la entrada nº100 del blog. Mas especial de lo que se puede apreciar a simple vista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario